Explora 8 Lugares Abandonados De Berlín Y Captura Fotografías Únicas

Berlín es Alemania y a su vez es tan cosmopolita que tiene unos rasgos únicos que la hacen diferenciarse del resto de ciudades alemanas. Berlín no es sólo sus iconos: la Puerta de Brandemburgo, la torre de televisión de Alexanderplatz, Checkpoint Charlie o la famosa East Side Gallery del histórico muro. 

Paso subterráneo cerca de la estación de buses de Berlín

A algunos exploradores urbanos les gusta darse un chute de adrenalina colándose en lugares abandonados corriendo el riesgo de sufrir alguna lesión -la naturaleza misma de estos lugares los hace poco seguros- o a ser pillados por los guardas de seguridad privada o la policía. Otros prefieren hacerlo de una forma más cauta. Si eres de los que prefieren esta segunda opción, coge tu mochila y vente tras los pasos del colectivo de fotógrafos Go2Know con los que visitaremos algunos lugares abandonados de Berlín realmente fascinantes. Muchos de ellos no han pasado a la Historia pero poseen historias dignas de ser contadas. Una oportunidad única de capturar imágenes poco comunes e inquietantes. 

Teufelsberg

Lugares abandonados Berlin Teufelsberg

Cuando llegas a las inmediaciones de este “pequeño cerro” de 115 metros de altura situado al norte del bosque de Grunewald, uno no es consciente que esa protuberancia del terreno no es sino una montaña artificial creada por los aliados después de la Segunda Guerra Mundial con los escombros de 400.000 edificios del antiguo Berlín devastados por los bombardeos. Teufelsberg (“La montaña del Diablo” en alemán), te ofrece una panorámica de la ciudad insólita puesto que es la montaña más alta de Berlín. En lo que queda de las instalaciones de esta antigua estación de radar, una de las bases más grandes de escucha durante la época de la guerra fría, encontrarás murales de graffiti dignos de ser expuestos en un museo. El precio de la entrada para acceder oscila entre 7 y 20 euros, según la empresa que lo ofrezca. Te recomiendo ir en el S-Bahn S1 hasta Grunewald y caminar unos 30 minutos desde la estación de tren. 

¿Tomamos una hamburguesa en un WC?

Berlin lugares abandonados Burgermeister

Burgermeister no es estrictamente un lugar abandonado de Berlín sino una cadena de hamburguesas. Sus inicios van ligados a estos antiguos urinarios públicos en los que instalaron su primer local. No se puede afirmar que tengan la mejor hamburguesa de Berlín pero sí una de las mejores. Y si no, la sola experiencia de comer en una antigua letrina tiene su punto. Los precios oscilan entre 4 y 6€. Te recomiendo la Meisterburger: 180 gramos de carne, lechuga, tomate, pepinillo, cebolla y crujiente bacon. 

Planta de energía en Berlín Oriental

Lugares abandonados Berlin planta energia

Conforme pasa el tiempo, muchos de estos lugares abandonados de Berlín sufren un deterioro inexorable. Algunos dejan de tener interés tras sufrir actos vandálicos. Esta pequeña planta de energía ubicada en el lado Este de la ciudad conserva uno de los murales del conocido artista berlinés de arte urbano Plotbot.KEN. Sus obras de trazos finos siempre incluyen a un hombre con máscara de gas propio de una era apocalíptica. 

Spreepark, auge y declive

Berlin lugares andonados Spreepark

No todos los lugares abandonados de Berlín tienen una historia triste pero sí muchos de ellos están asociados a la fatalidad, bien de sus dueños o de los acontecimientos. Spreepark es un parque de atracciones de más de 25 hectáreas caído en desgracia. Inaugurado en 1969 como parque, no fue hasta veinte años después que se convirtió en un centro de ocio. En 2001 tras quebrar, cerró sus puertas. Cuenta que su dueño Norbert Witte envío a Perú algunas de sus atracciones para probar suerte con un nuevo parque pero se convirtió en un nuevo fracaso. Asfixiado por las deudas, el señor Witte decidió enviar de regreso a Alemania una de las atracciones con 167 kilos de cocaína en su interior. Norbert Witte fue detenido en Berlín y condenado a 8 años de cárcel. Su hijo, detenido en Perú, todavía sigue encerrado en una cárcel de Lima condenado a 20 años de prisión. Trenes fantasma, una noria errante… lo que un día fue un centro de sonrisas que recibía a más de un millón y medio de visitantes es hoy un escenario post- apocalíptico. 

Kunstanstalt, la prisión de las torturas

Lugares abandonados Berlin Kunstanstal prision

En las afueras de Berlín, la pequeña localidad de Köpenick -en el lado oriental del muro- fue escenario durante la Segunda Guerra Mundial de torturas y 24 asesinatos en menos de 5 días en la que fue llamada como la Semana de la Sangre. La prisión, ahora reconvertida en museo, abrió sus puertas en 2013 con motivo del 80 aniversario de este cruento acontecimiento sucedido en junio de 1933 durante el ascenso de los nazis al poder. Paseando entre sus corredores se siente una atmósfera opresiva y uno puede ver las condiciones infrahumanas de las pequeñas celdas sin calefacción en las que vivieron los prisioneros. En los muros si uno se fija con atención pueden verse frases talladas de los presidiarios con frases tan inquietantes como “Hotel para orillas secas” o “Amor es culpar”. 

Sanatorio de Beelitz

Lugares abandonados Berlin Sanatorio Beelitz pasillo

Este recinto abandonado merece un artículo en exclusiva. Beelitz-Heilstätten es un complejo hospitalario de 60 edificios que fue construido a las afueras de Berlín -unos 40 minutos en tren- para tratar a enfermos de tuberculosis. Durante la I y II Guerra Mundial se reconvirtió en hospital de guerra y acogió en sus salas a miles de pacientes, entre ellos a un joven llamado Adolf Hitler que cambiaría el curso de la Historia. Pasear por sus estancias provoca una mezcla de sentimientos: terror, paz, abandono, color en sus murales de graffiti, dolor, silencio, vacío… 

Lugares abandonados Berlin Sanatorio Beelitz

Beelitz ha estado siempre ligado a la tragedia y el sadismo. El psicópata transexual Wolfgang Schmidt, más conocido como “La Bestia de Beelitz”, asesinó entre 1989 y 1991 a 5 mujeres y un bebé en esta zona. Puede que fruto de la locura transitoria, o inspirado en la gesta de Schmidt, el fotógrafo Michael K. en 2008 asesinó a la joven modelo Anja de un sartenazo. Pero no todo es crimen, cada uno de los edificios tiene un magnetismo especial. La conocida como “Whitney Houston House” y su solitario piano es tan solo un ejemplo. 

Lugares abandonados Berlin piano Beelitz

El Sanatorio de Beelitz es ahora es un sitio de obligatoria visita si todavía no conoces este referente de los lugares abandonados de Berlín. Esporádicamente este lugar recuperó su esplendor como set cinematográfico en películas como “El pianista” de Polanski o “Valkyria” de Tom Cruise. 

Fábrica de salchichas en Berlín oriental

Berlin lugares abandonados Alte Fleichfabrik

Alte Fleischfabrik es una antigua fábrica de carne que pertenecía a la cooperativa Konsumgenossenschaft (KGB), nada que ver con el servicio secreto soviético. Esta factoría que vendía y compraba productos a bajo coste ha sobrevivido a dos guerras mundiales. El edificio, de grandes dimensiones, está parcialmente abandonado y paseando por su interior descubrirás decenas de graffitis y objetos de la extinta RDA -si algún coleccionista de lo ajeno no se los ha llevado ya-. 

Tempelhof

Fotografías: Sarah Le Clerc, Ian Weddell, K.H. Reichert y Aleksadr Zykov

El antiguo aeropuerto de Tempelhof, uno de los edificios más grandes del mundo, fue construido a principios de los años 20 y clausurado en 2008. Tempelhof fue un símbolo de la ideología Nazi durante la II Guerra Mundial donde se producían armas con personas condenadas a trabajos forzados y a su vez un icono de libertad durante la división de Alemania para aquellos que soñaban con escapar de la RDA. Ahora es un parque público donde los berlineses y visitantes pueden disfrutar de una zona de 6 kms para bicis, patines y footing así como zonas específicas para barbacoas, pasear a los perros y un área gigantesca para picnics. 

 

- Iosu López