Disfruta de un día en Roma… ¡Nosotros corremos con los gastos!

Sí. Hemos sacado la calculadora, hemos hecho las cuentas y hemos descubierto que el ahorro medio al coger un vuelo de Ryanair con destino a Roma desde la ciudad de Londres para pasar unos días de Semana Santa es de nada más y nada menos que 87,30 euros en comparacíon con otras aerolíneas europeas líderes. Casi noventa euros que se quedan en tu bolsillo, solo para ti, para que te los gastes en lo inmensa, con un montón de opciones para pulirse ese dinerito, así que hemos hecho un esfuerzo extra y hemos creado un itinerario perfecto de un día de duracíon, pagado enteramente con lo que ahorrarías volando con nosotros. Y solo hay una forma de comenzar el día en la capital italiana...

¿Se te ocurre mejor manera de empezar la jornada de turisteo?

Desayuno

Pídete el desayuno romano por excelencia: un capuchino y un cornetto (el primo italiano del cruasán, no el helado). Puede que el hotel que hayas reservado incluya desayuno y, en ese caso, entenderemos perfectamente que te lances sobre el bufé como si no hubiera un mañana, pero aun así todo turista que visite la ciudad debería experimentar esta pequeña tradición de la vida romana. El truco consiste en encontrar un buen local donde hagan el café con todo el cariño del mundo y horneen la bollería cada mañana ellos mismos.

 

Este atracón de azúcar mañanero te costará un poco más si decides sentarte en una mesa en lugar de tomártelo en la barra, pero, dado que estás de vacaciones, tira la casa por la ventana y apuesta por la comodidad. En total, disfrutar del desayuno en la mesa te saldrá por unos cinco euros.

 

Dos de las cafeterías más famosas de Roma son Tazza D’Oro y Caffe Sant’Eustachio. Es verdad que son muy populares y suelen estar hasta la bandera, y que podríamos recomendarte otro local menos trillado, pero conviene asumir cuanto antes que estás en Roma, que hay turistas por doquier y que, vayas donde vayas, siempre habrá ajetreo. Y, cuando no se puede vencer al enemigo, lo mejor es unirse a él. Estas cafeterías llevan casi un siglo dándoles a los romanos y visitantes su dosis de cafeína diaria y ya forman parte de la historia de la ciudad. Además, ambas están justo al lado del Panteón…

 

Aún te quedan: 82,30 €

El Panteón de Roma.

Recorrido (casi) gratuito por la ciudad

El Panteón de Roma es uno de los lugares imprescindibles que tienes que visitar y, además, la entrada no cuesta ni un céntimo. Nada. Niente. Aunque en la ciudad hay obras arquitectónicas y artísticas impresionantes, el Panteón es una de las que se llevan la palma en cuanto a espectacularidad. Cuando entras y te paras a pensar en que lo diseñaron y construyeron hace miles de años, sin la tecnología y la maquinaria actuales… Bueno, si no te quedas sin palabras, te recomiendo que tengas una charla muy seria contigo mismo.

 

Desde el Panteón se llega en unos ocho minutos andando a la Fontana di Trevi. Aunque técnicamente el monumento también es gratuito, ningún turista estereotípico que se precie se marcharía sin antes lanzar un euro de espaldas al agua. Según la leyenda (o la superstición o Hollywood, no lo tengo muy claro), si lo haces eso significa que volverás a la ciudad. Si lanzas dos monedas a la fuente, encontrarás el amor y, si lanzas tres, te casarás con la persona amada.

 

En otros ocho minutos a pie te puedes plantar en la escalinata de la Plaza de España. Es un lugar que siempre está repleto de turistas, pero es precioso y, si subes la escalera, tendrás unas vistas preciosas de toda la ciudad. Para que luego no haya quejas, te advierto que arriba también hay gente para aburrir, pero aun así merece la pena con creces.

 

Probablemente a estas alturas ya te habrá entrado el hambre. Aún te quedan 81,30 euros.

 

Aún te quedan: 81,30 €

La imponente Fontana di Trevi. Intenta no robar ninguna moneda…

Comida

La zona que rodea la escalinata de la Plaza de España es, aparte de una de las más visitadas, una de las más caras de toda la ciudad. Sin ir más lejos, en un escaparate de una tienda vi un bolso de Armani que costaba la friolera de veinte mil euros. Un bolso. Sí, eso que usas para guardar otras cosas dentro. En fin, que encontrar un restaurante decente con precios asequibles en esta zona puede ser complicado, pero si eliges Palatium, en la Via Frattina, no te arrepentirás. La comida de este local, que solo utiliza ingredientes de la región de Lacio, está deliciosa. Un plato de pasta y una copa de vino te saldrán por unos dieciocho euros. Y no pidas postre, porque a continuación te espera…

 

Aún te quedan: 62,30 €

Helado

No te vayas de Roma sin comerte un gelato. Está buenísimo, sobre todo si te lo tomas en una de las mejores heladerías de la ciudad (no te preocupes, que te vamos a dar una recomendación de diez). A solo cuatro minutos andando del Palatium, en la Via della Croce, está Venchi. No es una de las más baratas, pero sí que destaca por sus helados deliciosos y cremosos (y recuerda que no buscas gangas, sino calidad). Te aconsejo que te pidas un cono con una bola de noccia (avellana) y otra de pistacho, pero como soy bastante benevolente te dejaré que elijas el que más te guste. Un cono con dos bolas cuesta 3,50 euros y es una verdadera bendición del cielo.

 

Aún te quedan: 58,80 €

La base de cualquier dieta sana…

Museos Vaticanos

La entrada solo cuesta dieciséis euros. Es verdad que las colas, sobre todo cuando el calor aprieta, son un infierno, pero, dado que el Vaticano es básicamente la embajada del cielo en la tierra, la cosa se compensa.

 

Hablando en serio, esperar la cola merece la pena porque este es uno de los lugares que todo el mundo debería conocer. En estos museos hay más oro que en el cuello de M.A., el del Equipo A, el arte y la arquitectura son impresionantes, y la opulencia y el trabajo invertido en cada centímetro cuadrado te dejarán sin palabras.

 

Aún te quedan: 42,80 €

La imponente escalera de caracol del Vaticano.

Ópera

Aunque pienses que la ópera no es lo tuyo, todo el mundo debería ver al menos una en su vida, y no hay mejor sitio para hacerlo que la Bella Italia. Te garantizo que no te arrepentirás.

 

Por cierto, no esperes conseguir un asiento como los de la foto; esos están reservados para la crème de la crème, pero puedes sentarte con el resto de plebeyos en el gallinero del Teatro dell’Opera di Roma por solo diecisiete euros. Acuérdate de llevar pañuelos por si te emocionas y vives un momento Pretty Woman.

 

Aún te quedan: 25,80 €

Bella Italia.

Marco G

A estas alturas, seguro que vuelves a tener hambre. Y espero que así sea para que puedas disfrutar en condiciones del sitio que te vamos a recomendar. De hecho, lo más aconsejable es que reclutes a un compañero de batalla. Marco G es un restaurante pequeñito y nada pretencioso situado en el barrio de Trastévere, que prescinde de la parafernalia que usan otros locales de la zona para tentar a los transeúntes, pero que tiene unos de los mejores antipasti que he probado en mi vida, y eso que he probado muchos.

 

El prosciutto prácticamente se te deshace en la boca y, si hay algo más delicioso que el ricota fresco y cremoso de búfala, que baje dios y lo vea.

 

La bandeja especial del Marco G cuesta 26 euros, así que, si la compartes con ese compañero que mencionábamos antes, os quedará dinero suficiente para pimplaros una botella de vino y pedir un taxi de vuelta al hotel.

 

Te quedan: 0 €

 

Vuelos a Roma

 

- Dee Murray